domingo, 4 de abril de 2010

Resurrección


Queridos hermanos:


Muchas veces me comentáis que escribo poco. Poco hago público, pero me paso el tiempo dándole vueltas al coco y escribiendo lo que creo que el Espíritu me inspira. Hoy va bastante rollo. Da que pensar. Me encantaría escuchar vuestras opiniones.

Hoy siento una moción interior a publicar esto acerca de la resurrección. Hay que tener la mente abierta y saber un poco de mates y física (a lo mejor le gusta a nuestro científico josé.a.), pero lo pongo de manera sencilla. (si queréis ver la proyección de un teseracto, está en la wikipedia).

Si digo alguna herejía es por ignorancia, no por maldad. Corregidme inmediatamente si detectáis alguna.


Hipótesis acerca del cuerpo de los ángeles y la resurrección:


Capítulo 1. Fundamentos:

Cuando los saduceos ponen a prueba a Jesús al preguntarle por la mujer que se casó con siete hombres, Él les respondió que en la resurrección seríamos como los ángeles (Mt 22, 23-30).
Pablo les habla a los corintios de la resurrección en 1 Cor 15, 35- 53. Aquí se dice que todos seremos transformados, revestidos de incorruptibilidad.
En 2 Cor 5, 2- 5 afirma que seremos revestidos de nuestra habitación celeste. Seremos sobrevestidos.
En Flp 3, 20-21 se dice que Jesús transfigurará nuestro cuerpo.

Matemáticamente existen infinitas dimensiones. Nosotros pasamos nuestra prueba en un mundo de tres dimensiones espaciales más el tiempo, que es el número mínimo de dimensiones, que sepamos, en el que se puede ejercitar efectivamente la libertad.

Capítulo 2. Hipótesis:

La dimensión 0 es el punto. No puede moverse en ninguna dirección en función del tiempo.
La dimensión 1 es la línea recta. Sólo se puede mover hacia delante o hacia atrás en función del tiempo.
La dimensión 2 es el plano. Se puede mover con más libertad pero sólo en dos dimensiones en función del tiempo, como una hormiga que sólo anda por el suelo y no ve nada por encima de ella.
La dimensión 3 es el espacio. Se puede mover y desarrollarse con mayor libertad en función del tiempo.

Pero…

La teoría de cuerdas usada en física cuántica para describir la materia prevé (según las distintas teorías) muchas más dimensiones, aunque de extensión pequeñísima prácticamente inobservable, como en las teorías Kaluza-Klein para el campo eléctrico que determinan que el “loop” del campo escalar sería de 10^-30 cm.

Observando las proyecciones de los hipercubos (como el teseracto que es el cubo de cuatro dimensiones), vislumbramos estas estructuras de cuatro dimensiones que son las más simples posibles para la dimensión 4 , como el cubo lo es para la dimensión 3 y el cuadrado para la dimensión 2.

¿Y si existen seres de más de tres dimensiones? Nuestros sentidos no estarían preparados para verlos, serían invisibles para nosotros. Sólo por una gracia sobrenatural podríamos atisbar alguna proyección de ellos en las tres dimensiones (videntes). ¿Y si nuestra materia en vez de ser únicamente tridimensional, tuviera componentes en otras dimensiones, no observables por nuestros sentidos?

Podríamos tener noción de ellos si proyectaran su imagen o acción sobre nuestras tres dimensiones (apariciones, psicofonías, ruidos, disfunciones eléctricas, poltergeists,…), de la misma manera que podemos proyectar la sombra de nuestro cuerpo tridimensional en el plano y podemos hacer “sombras chinescas” que parecen sombras de animales o podemos iluminar con una linterna una pared a través de una forma recortada.


Quizá es por eso que mucha gente refiere ver los demonios como sombras oscuras de formas amenazadoras, pues son seres de tinieblas y los ángeles como figuras brillantes, pues son seres de luz y sus proyecciones tridimensionales son luminosas, pues emiten luz (como se habla por ejemplo de los ángeles que estaban en el sepulcro de Jesús) y por eso algunos demonios pueden presentarse como ángeles de luz, proyectando la imagen de sí mismos que quieran. Se nos hace difícil imaginar en la lucha espiritual, qué ocurre para evitar que siempre se nos presenten los enemigos como ángeles de luz. Imagino que será cosa de jerarquías angélicas.

Dios puede manifestarse a través de infinitas dimensiones en las que la segunda persona, Jesucristo, fue engendrado por el Padre al otorgarle las dimensiones humanas unidas a la divinidad, pero con anterioridad a toda la creación, así Jesús asesorado por el Padre y el Espíritu, habría pensado toda la creación para ajustarla a Su forma. En este estado (pasible) fue enviado por el Padre para realizar la redención, y tras la resurrección fue infinitamente sobrevestido recibiendo todo poder (impasible). Por eso la redención se realiza en el cuerpo humano de Jesús, sufriendo realmente, para que Sus llagas nos curen, por eso siente angustia, porque en la pasión se va a destruir lo que Él es, no una apariencia de lo que es, pero el Padre lo va a resucitar, esto es, tomar esa existencia humana (que se había despojado voluntariamente de todo lo divino) y va a devolverle la gloria que tenía antes de despojarse, pero que incluyendo el cuerpo humano con el que quiso ser como nosotros (porque una cosa es ser de más de tres dimensiones y proyectarlas a las 3, y otra muy distinta es ser de tres dimensiones y Jesús quiso existir con su cuerpo de carne en esas 3D, más las otras).

Lo mismo nos pasará a nosotros, porque decimos en el Credo que creemos en la resurrección de la carne, pero esa carne será sobrevestida, como dice san Pablo. El mismo san Pablo habla de un hombre que subió en carne mortal al cielo y vio cosas inefables. Se cree que fue el mismo Pablo el que vio esas cosas ¿Cómo sería capaz de describir cosas de más de tres dimensiones? Pues diciendo eso del sobrevestido, de la transformación.

Y así dependiendo de la jerarquía angélica, el ángel sería un ser de las dimensiones con las que Dios le hubiera creado, no necesariamente correlativas y podría interactuar con otros ángeles o proyectar su imagen tridimensional en nuestro universo de tres dimensiones, o a las dimensiones inferiores para relacionarse con otros de menor jerarquía. Y de aquí que los ángeles rebeldes no quisieran servir a un ser que consideraban más limitado e inferior que ellos, Jesucristo, pues era totalmente humano.

Pero como Dice Jesús que seremos como ángeles, los ángeles son como seremos nosotros, por tanto tienen cuerpo, aunque dicho cuerpo no sea como el nuestro; pues los cristianos creemos en la resurrección de la carne, aunque ésta sea de más dimensiones y no la podamos ver. Es así como también será en la resurrección de los muertos; el Señor nos sobrevestirá y dotará nuestro cuerpo tridimensional de n dimensiones según le plazca (o según nuestras obras, ya que se dice que seremos pagados en función de nuestras obras). La salvación será igual para todos, pues todos los salvos resucitarán con Cristo, esa es la misericordia de Dios y la manera en que seremos sobrevestidos, será la justicia de Dios. De forma que los que más sean sobrevestidos (se les otorgue un cuerpo glorioso con mayor número de dimensiones), más cerca de Dios estarán y verán un mayor número de facetas del Creador, gozando más de Su presencia, porque serán capaces de ver más facetas de una misma acción de Dios. Por eso Jesús habla del los primeros y los últimos en el Reino de los Cielos. Dios no es mentiroso ni hace acepción de personas; es misericordioso y ama todo lo que ha creado, pero también es justo y paga a cada uno según sus obras, por lo que el cielo Él no tiene que comportarse de una manera con unos y de otra con otros. Se comportará de la misma manera con todos, pero los que estén con él verán Sus acciones con mayor o menor riqueza de matices, en la medida en que esté sobrevestido su cuerpo glorioso.


Imaginemos lo que es estar inmóvil a lo largo del tiempo (dimensión 0); pensemos en una persona discapacitada que no puede moverse, postrado en una cama.
Si esa persona tuviera una máquina que lo acercara o lo alejara a su voluntad (dimensión 1) sería más feliz.
Si dispusiera de una silla de ruedas que le permitiera moverse en el plano (dimensión 2) sería mucho más feliz.
Si se sanara y volviera a andar, saltar,… sería muchísimo más feliz (dimensión 3).

En esa progresión podemos imaginar lo que sería entrar en una cuarta dimensión ¿Qué seríamos capaces de hacer? Ejemplos de ello tenemos en las bilocaciones (como por ejemplo las del Padre Pío). Puede proyectar su existencia tetradimensional en varios puntos del espacio tridimensional al mismo tiempo, como nosotros podemos proyectar nuestra sombra en dos paredes y en el suelo simultáneamente. O las posesiones múltiples por un mismo espíritu inmundo en diversos lugares. O la presencia del Señor en todas partes, o de la Virgen o los ángeles cuando los invocan multitud de personas a la vez. Otros ejemplos de esto es la acción de los demonios encendiendo y apagando luces o electrodomésticos,…

Creo que el Señor nunca dejará de sorprendernos, por eso seremos infinitamente felices en la vida eterna, pues el Señor al poder expresarse en infinitas dimensiones y tener poder infinito, cuando hayamos disfrutado y conocido una dimensión, nos enseñará la siguiente y así hasta el infinito y los más sobrevestidos siempre estarán por delante de los otros disfrutando más de Dios y acercándose más a Él.

Por eso el mundo invisible puede interactuar con el visible y por ejemplo, las espadas espirituales tienen efecto en los demonios, pues serían armas de más de tres dimensiones, capaces de afectar a los seres correspondientes.

Así es también la Eucaristía: Aunque la proyección tridimensional sea pan y vino, están sobrevestidos de las dimensiones invisibles del cuerpo glorioso de Jesús.
¡Y ese poder se lo ha dado Dios a los sacerdotes! Por eso creemos que en la Eucaristía está el Cuerpo , la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús.
Y comer este cuerpo nos sobreviste a nosotros ya en este mundo; por eso dice Jesús que si no comemos Su cuerpo y bebemos Su sangre, no tenemos vida en nosotros y por eso Él dice que al comer Su cuerpo y beber Su sangre, Él vive en nosotros y nosotros en Él, aunque sensiblemente no nos demos cuenta.

¿Será nuestro espíritu la cuarta dimensión de nuestra existencia y por eso las almas perdidas podrían proyectar en determinadas condiciones algo en nuestras 3D y es lo que quedaría en este mundo cuando desaparecen nuestras tres dimensiones al morir, si no son conducidas al Paraíso, al Infierno o al Purgatorio, esperando el juicio final?
¿No sería esa cuarta dimensión del cuerpo humano de Cristo la que vieran los difuntos cuando “bajó a los infiernos” y predicara a los muertos, que habrían quedado en la tierra; pues teniendo “derecho” a la redención pero sin haberse consumado, no podrían haber sido conducidos ni al infierno, ni al paraíso hasta haber escuchado a Jesús y decidir por sí mismos?

La explicación de las apariciones de Jesús con las puertas y ventanas cerradas es más verosímil así para los más racionalistas, pues el cuerpo resucitado y sobrevestido de Jesús podría proyectarse sin limitaciones en el espacio-tiempo que conocemos. A los demás nos basta la fe. Además Él quiso conservar sus tres dimensiones de este mundo, mostrando sus llagas, comiendo y bebiendo, realizando todo tipo de actividades y finalmente ascendiendo a los cielos.

Así podemos explicar a los incrédulos la asunción de María, pues habría sido sobrevestida por su Hijo, ya en este mundo. Y puede ser la mujer vestida de sol, pues el Señor la habría reconocido como a la mujer más gloriosa de la historia, estando por encima de los ángeles, por la gracia de Dios, ya que hizo la voluntad de Dios de la forma más perfecta en que la pueda realizar un ser humano, lo que nos da esperanza en que cuanto más vivamos de acuerdo a la voluntad del Señor en esta vida, de mayor gloria nos sobrevestirá el Señor en la otra. De ahí la constante invitación de las escrituras a ser santos y a vivir de acuerdo con el Evangelio.
Como también los incorruptos, que sobrevestidos por la Eucaristía, sus cuerpos son diferentes y el tiempo pasa de distinta manera en ellos (recordemos que no hay casos de incorruptos en iglesias cristianas que no consagran válidamente).

Y Jesús ha decidido quedarse en este mundo y participar en la historia a Su gusto, pero respetando nuestra libertad y es así como verdaderamente podemos tener un encuentro personal con Él ya que está aquí en esta tierra, porque vive con su cuerpo glorificado y se muestra a quien desea y sobre todo a los que le buscan. Y debemos dejar que Él obre en nosotros y estar dispuestos a hacer Su voluntad, porque quiere lo mejor para nuestro futuro, que es que seamos sobrevestidos de la mayor manera posible en este tiempo de prueba que es la vida.

De esta manera se nos hace más inteligible la comunión de los santos, pues los glorificados por el Señor no están limitados por el espacio- tiempo y pueden interceder simultáneamente por todos los que se lo pidan, adaptándose a nuestras dimensiones y contemplando el rostro de Dios al nivel que Él les haya permitido alcanzar.

Doy gracias al Señor porque abre mi mente y me muestra estas cosas. Aquí estoy para hacer Su voluntad. Aún conociendo estas cosas, sigo siendo un pecador y necesito constantemente de la gracia y la misericordia de Dios para que me perdone, pues soy incapaz de dejar de caer por mi mismo.

13 comentarios:

Juanjo dijo...

Hola Amigo:

Esto que dices, te ha sido "inspirado" ¿no?. Bueno, en lo que respecta a las dimensiones hay algunas inexactitudes.

No es verdad que hay tres dimensiones espaciales y la cuarta es el tiempo. Eso es falso. Existen 4 dimensiones espacio-temporales, que es algo completamente distinto. El tiempo no sabemos realmente que es, pero la mayorñia de los científicos opinan "acientíficamente" que es una ilusión.

La teoría de cuerdas se ha construído para poner orden en el modelo estándar de de partículas elementales que hay (cientos). Pero es una teoría por ahora indemostrable y sobretodo y esto es lo peor, no es una teoría única.

De acuerdo con ésta teoría lo que nosotros interpretamos como "partícula" es un modo de vibración de la cuerda elemental.

Pero hay algo mas, mucho mas profundo. El espacio-tiempo cuatridimensional sería un enrejado de esas cuerdas vibrando en...¿la nada?. Es decir, las cuerdas no vibran en el espaciotiempo, SON el espaciotiempo mezclado con algo desconocido por ahora. ¿Como se te queda el cuerpo?.

Si es verdad, de acuerdo con tu hipótesis, que la elección de Jesucristo por el espacio tridimensional no sería casual. El numero 3 aquí juega un papel esencial, porque parece ser que para que exista la materia-energía hacen falta un número impar de dimensiones pero mayores que 1. Así el 3 sería el impar mas pequeño que cumple ésto.

Hay una teoría científica, llamada de las p-branas que sería una generalización de las teorías de cuerdas, que dice que existen universos-membrana invisibles entre ellos (están en dimensiones paralelas) pero que interactúan gravitatoriamente. Es decir, se atraen, pero no ven qué los está atrayendo. Esto es un misterio, pero recientemente los astrónomos han observado como un río entero de galaxias está fluyendo atraído por algo en el confín del universo visible. No se sabe qué es. ¿Quizá un universo paralelo?.

Pienso que de haber algo en nosotros que pueda viajar a otras dimensiones tras la muerte (o ser sobrevestido, usando tu lenguaje), debe ser energía. Estudios sobre moribundos captan una pérdida repentina de peso al morir en torno a 23 gr. no atribuible a ningún fenómeno fisiológico de la muerte.

Las dimensiones extra de la teoría de Kaluza-Klein son infinitesimales, y además son un artificio matemático para que la teoría de partículas cuadre. El problema de todos esto es que nadie ha experimentado esa supuesta dimensionalidad. Puede que no tenga ningún significado físico.

Yo pienso que el tema de las dimensiones relacionadas con la interacción de Jesucristo en este mundo, es bastante mas sencilla.

El mundo, con todos su misterios, es como un mecanismo creado por Dios, al que "le da cuerda", nos pone a nosotros ahí dentro y dice: aaaaa juugaaar. Es decir, la divinidad es algo absolutamente inefable y externo a nuestra percepción sensorial. Es "otra cosa". Matemáticamente existe cosas mucho mas complejas que un teseracto o una hiperesfera. Existen por ejemplo espacios de dimensión infinita. No 20 ni 30 ni 1000 dimensiones, sino "infinitas", y eso no quiere decir que tengan existencia real.

De todas formas prometo releerme este post mas despacio y post-comentarte.

Flamesword dijo...

Hola Juanjo:

Por supuesto que todo es más complicado y que esta página no tiene por fin demostrar con grandes fórmulas absolutamente nada. Mi opinión consiste en abrir la mente de las personas de la forma más sencilla posible y apuntar principios de hipótesis para que le den al coco las personas que sepan mucho más que yo.
No he dicho que lo que pongo me lo haya inspirado el Espíritu y que sea algo así como "dogma de fe".
Lo que pasó fue que hace algo así como tres años, sufrí un ataque del enemigo en que sentía como empujones, se encendían cosas en casa, se movió un vaso como si alguien le hubiera dado un tortazo y diversas cosas más como alergias extrañas,...
Mientras me pasaban estas cosas y oraba reprendiéndolas en nombre de Jesús, mi cabeza buscaba explicaciones acerca de cómo estos seres podrían interactuar con nuestra realidad, puesto que según dice la teología, no tienen cuerpo.

Me puse a pensar en cómo es la materia y recordé que realmente nunca estamos en contacto con nada, que estamos "levitando" pues los electrones de la última capa de nuestros zapatos, se están repeliendo con los de la última capa de los del suelo y así aunque sea a una distancia pequeñísima, realmente estamos flotando. Me vino lo de las ecuaciones Kaluza-Klein en las que se afirmaba que el campo eléctrico es realmente el efecto tridimensional de una realidad de cinco dimensiones y como este campo escalar resultante era del orden de la distancia de Plank en la que se dan singularidades, se me ocurrió que esto podría ser el nexo de unión en el que a estos niveles los entes espirituales, a través de la creación de campos electromagnéticos a escalas tan pequeñas , pueden influir microscópicamente a nivel celular, neuronal, o simplemente en los aparatos, pues es un hecho comprobado en primera persona cómo se encienden y se apagan las cosas, cómo en las tentaciones los "bichos" te infunden especies sensibles para mantener una especie de diálogo de imágenes, cómo modifican la bioquímica para causar enfermedades (ya sabes que con que se modifique un solo átomo de una proteína, la enzima deja de ser funcional porque se altera su estructura tridimensional), y montones de cosas que he visto en mi propia persona y en otros casos.

Creo que la teología, al partir de presupuestos filosóficos, no puede explicar de una manera verosímil para los ateos la acción de los espíritus, por lo que para estas personas estas cosas no son más que cuentos. Pero si se puede hacer meditar a estas personas tan endurecidas por su pragmatismo u otras cosas, en que no sólo hay seres tridimensionales, sino que puede haber seres de más de tres dimensiones más el tiempo, es un primer paso para que pudieran albergar la posibilidad de la existencia de un Dios.

Por supuesto que para que estos efectos sean sensibles tienen que actuar legiones de demonios coordinadas u otros realmente poderosos y este hecho explica el por qué los demonios no destruyen el mundo o atacan a todas las personas y las matan a la vez. Lo que es inconcebible para las personas es el número tan descomunal de demonios que existen, en cuya naturaleza y acción he meditado profundamente escribiendo un montón de cosas.

Un saludo y gracias por tus palabras.

Juanjo dijo...

Hombre pues es muy interesante. Y sí, podría ser perfectamente lo que tu dices.

Yo también lo he meditado mucho, aunque sin el estrés de estar bajo ataque demoníaco. Sinceramente no he llegado a nada concluyente salvo lo que te he puesto en la respuesta.

Bien pudiera ser cualquiera otra cosa. ¿Tú sabes con cierta seguridad cuántos demonios hay?. Sé que son muchos, pero tengo cierta curiosidad por saber el orden de magnitud del que hablamos.

Con los ateos pierde toda esperanza. Aunque les llevaras fotos y vídeos de cómo se vive en el cielo, y se presentara el mismo Jesús en sus casas, seguirían pensando que son alucinaciones y engaños. No hay peor sordo que el que no quiere oír.

¿Los demonios pueden inducir enfermedades físicas? ¿Lo hacen con frecuencia?

Anónimo dijo...

¡Hola!, me gusta tu blog y me ayudas a entender cosas espirituales. Me acuerdo del anterior post "dadme poder de intercesión" y rezasteis. Esas palabras me hicieron entender más el poder de la oración y aún le sigo dando vueltas. A este post le sigo dando vueltas.
Gracias, un abrazo.

Flamesword dijo...

Pues si vieras la de vueltas que le doy yo...

Flamesword dijo...

Juanjo:

Del número de demonios no tenemos ni la más remota idea. Nosotros hemos llegado a conocer de la existencia de billones de trillones, sumando muy por encima los casos que nos hemos encontrado en todos estos años. Eso sí todo con una disciplina alucinante. Muchos no pueden creer que los demonios tienen virtudes (como perseverancia en el mal, paciencia para esperar resultados,.....) y están muchísimo más organizados de lo que la gente se cree.

Y por supuesto la acción conjunta de millones de estos seres a nivel intracelular, causan enfermedades somáticas y psiquiátricas, pero por supuesto, no toda enfermedad somática o psiquiátrica se debe a los demonios.

Creo que la frecuencia con la que originan enfermedades es baja, aunque conozco personas que dicen que toda enfermedad viene de los demonios. No estoy de acuerdo.
Un saludo.

Flamesword dijo...

Ah por cierto anónimo. Pregunta lo que quieras. Si alguna cosa te inquieta no lo dudes,consulta; que si no te lo sé contestar, pregunto a los que saben más que yo.

Anónimo dijo...

Gracias, pues, sí te voy a preguntar.
¿La noche oscura del espíritu se acaba alguna vez?.
Me quedo pensando en la personas que son como puertas para los espíritus perdidos, que comentaste en otros post.
¿Cómo se pueden proteger y ayudar al mismo tiempo?.
¿Les molesta a los demonios cuando regalamos indulgencias plenarias a los difuntos?. En mi caso pienso que me han tocado un poco las narices por liberar un alma o ese alma necesita otra indulgencia porque se haya quedado a medio camino. Lo último expresado es una sensación, pero puede que no tenga nada que ver la indulgencia con mis pruebas personales.
Gracias de nuevo, no te sientas obligado a contestar. Y lo que explicas en tu blog me ayuda a comprender, cosas que con la razón no llego.
Un abrazo.

Flamesword dijo...

Anónimo:

La noche oscura dura lo que Dios quiera. Sabemos que Madre Teresa estuvo así hasta que murió. Lo que nos ha dicho Satanás en persona es que la odiaba tanto que pidió permiso para tentarla de todas las maneras posibles durante toda su vida y la única manera en que se pudo defender es con la humildad absoluta y las esperanza total en Jesús.

En otros casos de santos, la noche oscura ha sido de alrededor de dos años.

Lo que creo personalmente es que la noche oscura dura hasta que has aprendido la lección que Dios quiere que aprendas; y que no te vas a volver al mundo una vez que acabe esta noche oscura, desperdiciando la gracia que Dios ha querido regalarte.
Lo que Dios quiere es el reconocimiento de nuestra nada, que sin Él no somos nada (humildad)y que nos dejemos en Sus manos como niños pequeños, esperando todo de Él y dandole permiso para que haga Su obra en nosotros (abandono).

Recuerda una cosa: Estrecho y duro es el camino que lleva a la salvación. Lo común es que muy pocos vayan al cielo directamente tras la muerte, lo mismo que poquísimos van al infierno directamente tras ese paso.

Lo que suele pasar
es que unos vayan al purgatorio el tiempo que necesiten para que se desprendan de las impurezas de este mundo y otros queden en esa tierra como almas perdidas esperando el juicio final.

Entre la muerte de un individuo y el juicio final el Señor ha dispuesto que la intercesión de los vivos acelere la salida del purgatorio o haga pasar a las almas perdidas (sí, los fantasmas) a un estado mejor de purgatorio o de cielo.
Recuerda que muchas almas perdidas no saben ni que han muerto. Los demonios las engañan haciéndoles prisiones mentales en las que recuerdan en un bucle sin fin los pecados o circunstancias dolorosas de la vida (lo viven una y otra vez o les hacen creer que haciendo algo se van a liberar y lo repiten absurdamente una y otra vez hasta el final de los tiempos).

En nuestro grupo de liberación el Señor nos deja ver efectivamente Su misericordia con estos seres y nos hace ser conscientes de la comunión de los santos (muchos se creen que las "beatas" que rezan el rosario de carrerilla, sólo pierden el tiempo, pero no.

Millones de personas orando y ofreciendo sacrificios, son un torrente intercesor que mueve la mano del Señor para salvar almas en las que si llega el final de los tiempos, posiblemente se condenarían).

Y el plan de Satanás es tomar todas las almas que pueda, para al final de los tiempos intentar chantajear a Dios, para que , a cambio de esos hijos suyos, le conceda el lugar de Jesús.

Ya lo intentó con Jesús: "Te daré todos los reinos del mundo y su gloria, si postrándote ante mí, me adoras", pero como no pudo, quiere ahora intentarlo con el Padre de la misma forma.
Por eso hay que interceder por las almas perdidas y la Iglesia intercede por todos los difuntos, para quitarle a Satanás todos los que pueda, cosa que al bicho molesta sobremanera, como podrás comprender.

Cuando una persona comprende esto, ya no hay vuelta atrás. Se vive en guerra hasta la muerte. Satanás envía a los suyos para molestar de todas las maneras posibles y el Señor utiliza esos ataques para darte cada vez más confianza y seguridad en que todo lo puedes con Aquel que te conforta. Y llega un día en que no te asusta, no te inmuta, no puede hacerte daño, aunque tu sientas que el bicho está ahí, en tu misma habitación. No pasa nada. El Señor está con nosotros ¿Quién podrá estar contra nosotros?

Anónimo dijo...

¡Muchísimas gracias Flamesword! por tu extensa y sabia respuesta. Es muy interesante lo que has contado y como siempre me quedaré pensando sobre nuevas cosas que he aprendido hoy. Cuantas más almas para el cielo, mejor. Aceptaré la Voluntad de Dios de la mejor forma posible.
Te agradezco mucho, un abrazo y que Dios te bendiga.

Bruce Springsteen dijo...

Hola Flamesword me he quedado patiando sobre el post, las dimensiones y demás. Eso hay que masticarlo bien antes de digerirlo.
Todo lo tratado en los comentarios me parece una pasada, verdaderamente interesante.

Ah!Te mandé un correo y no me contestaste. El mío está en mi perfil, por si algún día quieres algo.

Me gustaría preguntarte algunas cosas. Si has cambiado de correo y no tienes inconveniente me lo podrías dar. Yo vengo del blog del padre Fortea.

Un saludo!

Bruce: EL JEFE dijo...

"PÁNICO MORAL"
El jefe de contraespionaje alemán, Canaris, hizo llegar los documentos al Vaticano
Goebbels ya utilizó la pederastia en sus campañas anticatólicas del Tercer Reich.
El ministro de Hitler lanzó la operación en 1937 cuando Pío XI publicó la encíclica contra la ideología nazi.

El intento de descalificar a la Iglesia católica a escala internacional a través de acusaciones de inmoralidad y pedofilia a los sacerdotes es un viejo recurso. Así lo demuestran los documentos que el jefe de contraespionaje militar alemán, Whilelm Canaris, hizo llegar al Papa Pío XII, antes de ser colgado por intentar asesinar a Hitler en 1944.

Todo comienza el 10 de marzo de1937, con la publicación de la encíclica de Pío XI «Mit brennender Sorge» (en alemán, «Con ardiente inquietud», dirigida a los prelados alemanes) en la que el Papa condenaba abiertamente la ideología nazi. La encíclica se leyó en todas las iglesias del país y el entonces ministro de Propaganda del régimen, Joseph Goebbels, lanzó una única réplica pública y comenzó a trabajar en la sombra. A finales de ese mismo mes, el Ministerio de Propaganda lanza la campaña contra los abusos sexuales de sacerdotes, que llevó al arresto de más de 300 curas y religiosos en 1937, de los cuales finalmente fueron condenados 21–algunos bajo falsa acusación– y enviados a campos de exterminio.

Antes de la encíclica, se dieron en Alemania algunos casos de abusos a menores. Los casos –pocos, aunque reales– habían determinado una firme reacción en el episcopado y con las severas medidas tomadas en su día, los obispos alemanes habían atajado el problema. Pero la campaña se puso en funcionamiento.

Lo cuenta Massimo Introvigne, sociólogo italiano, en el diario «Avvenire»: en 1937 el jefe del servicio de contraespionaje militar alemán es el almirante Wilhelm Canaris (1887-1945). Canaris, que desaprobaba las maniobras de Goebbels contra la Iglesia, encargó al abogado católico Josef Müller llevar a Roma una serie de documentos secretos sobre el asunto. Müller llevó los documentos secretos a Pío XII, Papa desde marzo de 1939.

Con la aprobación de la Secretaría de Estado, las investigaciones sobre el complot nazi contra la Iglesia fueron confiados al jesuita alemán Walter Mariaux, por aquel entonces misionero en Argentina. En 1940, Mariaux publicó en Londres y en Buenos Aires, con el seudónimo «Testis Fidelis», dos volúmenes sobre la persecución anticatólica en el Tercer Reich: más de 700 páginas que prueban que fue la encíclica de Pío XI la que determinó la campaña.

Mariaux lo prueba publicando unas instrucciones detalladísimas enviadas por Goebbels a la Gestapo unos días después de la publicación de la «Mit brennender» en las que ordena encontrar testimonios que acusen a un determinado número de sacerdotes, amenazándolos con arresto inmediato si no colaboran. Pero llama la atención sobre todo la invitación a los periodistas a reabrir los casos del 37 y también episodios más antiguos, reproponiéndolosa la opinión pública para que ocupen las portadas de los periódicos.

Un caso de «pánico moral»
La expresión «pánico moral» fue acuñada por los sociólogos en los años 70 para identificar una alarma social que se crea amplificando hechos reales y exagerando su número, «descubriendo» y presentando como «nuevos» unos hechos ya conocidos y pasados. En la base hay sucesos reales, pero las cifras se distorsionan. Aún sin saber nada de sociología moderna, Goebbels respondió a la encíclica «Mit Brennender Sorge» con una operación de manual de creación de «pánico moral».

Juanjo dijo...

Flames:

En tu trabajo con "el bicho", te ha dicho alguna vez si está cerca el fin del mundo, o algún acontecimiento grave. Te lo digo, porque son muchos los mensajes de Nuestra Señora, que así lo advierten, si bien no llegan a concretarse por ahora..