martes, 5 de agosto de 2008

A ver si me explico





Queridos hermanos:


No sé por qué el hermano anónimo me acusa de que que no tengo ni idea de nada y que me ensoberbezco de los carismas. Efectivamente todos estamos en "mantillas" en las cosas de Dios, desde el Papa, hasta el último creyente, porque Dios es inabarcable por el entendimiento humano. Pero lo poco que sabemos y recibimos, hemos de ponerlo en práctica.


Hermano: Cristo cuando dio poder a los 72 para curar y expulsar demonios, les dio la orden expresa de que lo utilizaran. Que los 72 volvieran contentos y sorprendidos de que ese poder ( que por supuesto es de Jesucristo, como he puesto en multitud de "posts") , funcionara es normal, pero les dijo que se alegraran de que sus nombres estuvieran en el libro de la vida (Lc 10, 17-20), porque todo lo hecho en esta vida no te sirve de nada si te condenas. Porque la salvación no viene de las obras, para que nadie se engría ( Ef 2, 8-9), sino que es un regalo gratuito de Dios, por la fe en Jesucristo.

¿Acaso cree que únicamente por la palabra de unos desconocidos se iba a convertir alguien? Lo que pasa es que los signos y prodigios acompañaban la predicación y viceversa, por eso se extendió tan rápidamente el cristianismo, porque las gentes veían con sus propios ojos los milagros y después de bautizarse, los hacían ellos mismos, por el Espíritu Santo que habían recibido. En épocas posteriores, las gentes dejaron de hacer signos y parecían desaparecidos, pero en esta época de agnosticismo y racionalismo brutal, es necesario que los incrédulos vean signos para convencerse y desde el Vaticano II una renovación del Espíritu Santo está insuflando otra vez estos carismas en gentes normales, para que la gente crea otra vez. Otros nunca creerán, como los fariseos no creyeron ni a Jesucristo en carne y hueso realizando milagros delante de ellos.


"Si tuvierais fe, como un granito de mostaza, haríais las obras que yo hago e incluso mayores".


El mismo Jesús dice en una parábola a los que se habían quedado fuera del banquete y que le replicaban que en su nombre habían hecho signos y milagros y él les replicaba "No os conozco", porque por las obras , nadie se salva.


Mire usted: Los carismas se dan para la construcción de la Iglesia. Jesús los prometió a todo el que creyera (Mc 16, 14,20) y para seguir a Jesús hay que renunciar a todo lo que se ama. ¿A qué ha renunciado usted, que tantas lecciones da?


¿No nos pedirá cuentas acaso del fruto que den los carismas (parábola de los talentos)?, porque usted parece de los del tipo que entierran el talento sin ponerlo a trabajar.


Recibir carismas del Espíritu Santo es una gran responsabilidad, porque al que más se le dio, más se le exigirá.


¿O es que acaso pone en duda que el Señor puede hacer lo que le da la gana con lo suyo y repartir según le place?


Espero que no tenga envidia. Si quiere usted recibir carismas, tenga más fe, pídaselo al Espíritu Santo, con humildad, con el ánimo de trabajar en la viña del Señor. Si no sabe cómo, vaya a un grupo de la renovación carismática católica y verá la cantidad de gente que habla en lenguas o que profetiza , que cura o libera del demonio, entre otras muchas cosas ...


La promesa es para todos, porque Dios no hace acepción de personas, ante Él todos somos iguales.

Leed más la Biblia, al menos un ratito antes de acostar. El evangelio del día es un librito muy barato (1,5€) en el que vienen las lecturas de la misa del día y otras cosas muy útiles.


____________________________________________________________________________

Hollhoper, en cuanto al tema de Marta:


1- No ha terminado ese caso.


2- No encabeza ningún grupo de oración.


3- Cada persona puede, si lo considera oportuno el sacerdote que preside, orar por el que toca en cada momento, no importa que tenga que ser atendido en otra hora, pues el Señor nos utiliza como le parece.




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Paso de hablar con un anormal que ahora para querer salvar su fachada va y se sospecha envidiado por cuatro gilipolleces, es que estoy hablando con un niñato prepúber adicto a los cabelleros del zodiaco. ¿Te dicen que no seas creído, tú y tu inflado "¿qué pensarán de sí mismos los que tienen poder?", donde te ha traicionado el subconsciente, y me saltas con esta imbecilidad? Tú y tus espaditas, como un adolescente haciendo posturitas en la playa. Todo un carisma.

Jose A. dijo...

Querido Flamesword,
Lo que pienso es que si es cierto que hoy en día hay grupos que han recibido gracias especiales del Espíritu Santo habría que mostrarlo a la gente. Pero no solo contándolo sino permitiendo el acceso de científicos para demostrar que todo el componente sobrenatural que se hace visible a sus ojos es realmente… sobrenatural. No sé, tengo mis dudas. Y las tengo porque nadie ha dejado ni deja que personas objetivas se acerquen a analizar esas supuestas situaciones que trascienden nuestras capacidades naturales. Es lo mismo que con los exorcismos. No se deja que se investigue la supranaturalidad de los eventos: levitación (ai hay), xenoglosia etc… Creo que la Iglesia y las personas responsables deberían dar luz verde a estas investigaciones que aclararían muchas cosas y dejarían de ser un punto oscuro en la Iglesia. Si es todo verdad como se dice, entonces no hay nada que temer.
Un saludo

Vicente dijo...

No es tan fácil como permitir que entren científicos para investigar objetívamente el caso. Si el científico es creyente, confirmará su fe. Si no lo es ni tiene intención de serlo, buscará cualquier otra explicación: fenómeno parapsicológico, poder de la mente, no conocemos todo sobre el Universo etc. Si uno se da cuenta de que el mundo espiritual existe, y por lo tanto Dios, tendría que admitir que muchas cosas en su vida tendrían que cambiar (cosa que muchos no están dispuestos) y en caso de no hacerlo, hacerse cargo de las consecuencias. Dios nos hace libres, pero no nos priva de sufrir las malas consecuencias de una mala elección. Uno puede ser libre de beberse media botella de coñac, pero no de que no tenga después una cirrosis.

Flamesword dijo...

Al anónimo:

A palabras "jander" oídos "peich".

Tenga la bondad de escribir con un "nick" y entonces entraré al trapo, pues como anónimo no le voy a contestar, para no ser injusto con otro posible anónimo que pudiera entrar.

Flamesword dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo , Vicente.

Hollhoper dijo...

Hola,

Gracias por la respuesta numera.

Hombre Vicente, por media Botella de coñac no acabas con cirrosis, si acaso con un jaquecón terrible...je, es broma. Con muchas medias botellas de coñac, especialmente del mallo, sí, claro... entendido.

Personalmente creo que a pesar de que se pudieran admitir hechos supranaturales, a pesar de que mañana vieramos a mil personas levitar, nada de esto nos haría cambiar de manera sustancial nada en concreto, asimilaríamos con el tiempo cualquier cosa que ahora pudiera parecer sobrenatural, la encajaríamos y a otra cosa.

A lo mejor, y es una vaga idea de quien no suele entrar en estos temas, la gracia (o virtud) de todo esto está, precisamente, en el hecho de que ocurre casi en privado, se muestra a unos pocos y no a una multitud; quizá sea más fácil convencer individualmente de algo extraordinario y ofertar un cambio a alguien en concreto que hacer un alarde de algo que acabaría por convertirse en tan extraordinario como las ondas de radio, ¿quién se sorprende hoy día con la "magia" de la televisión?, nadie.

En fín, lo dicho, gracias por la respuesta.

Vicente dijo...

Yo había pensado en una botella de whiskey. De todas maneras, no quiero hacer el experimento. je, je, je.
En cuanto a los hechos extraordinarios, hay quien dice: Si Dios existe, que se muestre, que suceda algo extraordinario para que el ateo más recalcitrante se convenza de su existencia, algo ostensible, espectacular etc. etc. Exigen que Dios se les muestre mediante estos fuegos de artificio y no se dan cuenta que en las cosas ordinarias también se muestra. En la simple hoja de un árbol, un laboratorio complejísimo donde acontece el fenómeno de la fotosíntesis, en la simple célula de una lombriz. No obstante, Existen fenómenos realmente inexplicables, milagros, fenómenos preternaturales etc, pero no es algo de lo que Dios guste de abusar. No es como las creencias de la antigüedad donde, por ejemplo, Zeus se encaprichaba de una dama, tomaba el aspecto del marido y la pobre ingenua caía en la trampa. Cuando alguien nos suelta: pues yo no he visto ningún milagro, habría que contestarle: Es que si todos los días ocurrieran milagros, dejarían de ser tales milagros. Si a Dios le diera por curar toda enfermedad, solucionar toda desgracia humana, no sería Dios, sería un cachondeo. Nos pondríamos exigentes y habría quien creyera que sólo habría que chascar los dedos para que el deseo se cumpla. No, no se trata de conseguir un deseo haciendo ningún acto de magia. La oración no es eso. Hay que entrar con humildad y aceptando con serenidad que la petición puede no sernos concedida.

Jose A. dijo...

Me parece estupendo todo lo que decís pero el que nadie creería nada no es excusa para no investigar científicamente los casos que se den

Flamesword dijo...

Vicente:

Alabo al Señor por el don de Ciencia del Espíritu Santo, que ha sido derramado sobre usted.

Dios no se muestra irrefutablemente, porque esta vida es un periodo de prueba, por tanto un lugar en el que decidimos libremente hacer o no hacer la voluntad de Dios. Si Dios se mostrara al estilo de la Transfiguración (que hemos celebrado hoy), la libertad pasaría a ser determinismo y eso no son los planes de Dios. Él quiere personas libres, que decidan darle su amor libremente, no robots que le digan a todo que si.

Por eso José a. no hay ninguna teoría perfecta que permita irrefutablemente demostrar la existencia de Dios, y lo que le cuenta el famoso anónimo - teólogo es vanidad. Yo ya le puse en el Blog de Fortea mi "Hipótesis n dimensional no correlativa".

Si no la encuentra me lo dice y la cuelgo aquí.

De todos modos, ya iré poniendo escritos muy sorprendentes para que podamos debatir de lo humano y de lo divino.

Por cierto:

Donde sí puede buscar material en el que científicamente se han estudiado los milagros es en Lourdes, donde hay un gabinete multidisciplinar permanente de estudio de curaciones realmente milagrosas.

Cuando en Lourdes sucede una supuesta curación, esas personas investigan primero que la persona está sana totalmente médicamente y después se informan de la dolencia del paciente. Si hay el más mínimo cabo suelto, se deshecha el testimonio y hay bastantes casos de curaciones totales inexplicables para la ciencia médica, que están totalmente estudiados y dados por buenos (es decir que la persona se ha curado inexplicablemente de una enfermedad incurable, por meterse en una bañera con agua que sale de una peña).

En mi propio grupo de la renovación se ha curado totalmente una señora de cáncer terminal, por la intercesión del grupo y trajo el papeleo de que la iban a operar a vida o muerte el 17 de Julio pasado. Y este humilde servidor ha visto cómo después de imponer las manos en oración al Señor, algunas personas se han curado vertiginosamente, aunque de pequeñas cosas. Todavía no me ha sido posible orar por casos más serios, pero ya le contaré.