miércoles, 29 de septiembre de 2010

Perlas de Carne

Mucha gente piensa que las cosas de la carne se refieren únicamente al aspecto sexual, pero hemos de ser conscientes de que eso es sólo un aspecto de una gran cantidad de situaciones en las que decidimos no como deberíamos, sino por otra serie de motivos.

Lo primero es distinguir en las cosas de la carne, entre la propia carne material y el mundo.

En primer lugar vamos a ver cómo actúa el mundo en nuestras decisiones, esto según Ortega y Gasset, correspondería a nuestras circunstancias:

El primer gran engaño es el querer ver las cosas como todo el mundo, seguir la corriente, no destacar, el "qué dirán", integrarse en la masa, no sea que nos llamen raros y no nos "ajunten".

Luego viene el egoísmo, que como decía Juan Pablo II es el origen de todos los males. Es el "tó p'a mí". Y si sobra algo, "p'a mí también".

De esto devienen: afán de riquezas, de aplausos, de regalos, de éxitos y grandezas, el deseo de apreciación y afecto, buscar la mejor pareja para presumir de ella, las tendencias, el estar "a la última", las "revistas del corazón", el afán de honra y de gloria, los oscars, los nobel, los grammy,...

El creerse superior en algo al vecino da origen a las discriminación, el racismo, el machismo, el feminismo, el afán de protagonismo, los partidos políticos, los nacionalismos, el clasismo y la ostentación, entre otras muchas.

Con estos ejemplos llegamos a la conclusión de que el mundo nos lleva a diferenciarnos por encima del prójimo para destacar por encima del otro en alguno o en varios aspectos, pero como dijo Salomón "Todo es vanidad y atrapar vientos" (Qo 1, 1-ss) y dijo el Señor "De qué le sirve a un hombre ganar el mundo, si pierde su alma" (Mt 16, 26).

Esto se debe al pecado original. El hombre puesto en el mundo es incapaz de ajustarse a la voluntad de Dios por sus propias fuerzas, sin la ayuda del Espíritu Santo. Es por eso que el pueblo Judío conocía la voluntad de Dios en la Ley y los Profetas, pero eran incapaces de ponerla en práctica en su totalidad, recordando las palabras de Pablo de que incumplir un sólo precepto es incumplir la ley entera, por lo que su fin es apartarse de Dios. Por eso tuvo que venir Jesús y dar el Espíritu, para siguiendo Su inspiración, comenzar a hacer las cosas con la fuerza del Espíritu, no con la fuerza de la carne y con el perdón de los pecados, por Jesús para por esta Puerta, llegar al Reino de Dios. Ninguna otra puerta conduce a la salvación.

Lo peor es que el pecado del mundo es como una gran bola de mugre que va rodando ladera abajo por el lodazal. Va creciendo y creciendo, hasta el día que llama San Pablo el día de la Ira de Dios, que será cuando tenga tanto volumen y ruede tan rápido que se desmiembre. Lo he repetido muchas veces: No es que Dios vaya a destruir el mundo, es que el mundo se destruirá a sí mismo por el pecado. De ahí que tanto el Señor como los profetas, den una idea de los signos de los tiempos, porque al saber cómo actúa el pecado en el ser humano, pueden pronosticar cómo serán los hombres llenos de pecado, en un mundo a punto de reventar por el pecado.

Luego tenemos la carne material, esto es nuestra física y nuestra química, nuestra materia. Como diría Ortega, el yo.

Nuestros instintos nos inclinan a buscar siempre lo que nos gusta, en el momento que nos gusta y a huir del sufrimiento y de lo que no nos gusta. Y es por eso por lo que la carne nos tira a las comilonas, las borracheras, las drogas, las orgías, impudor, desvergüenza, el culto al cuerpo, la cosmética, la moda, los caprichos, las "delicatessen", las juergas, la lotería,...

Pero también al odio, a la venganza, las pandillas y grupitos, sectarismo, desavenencias, celos, las murmuraciones y calumnias, posesividad, agresiones, hipocondrías, territorialidad, furias, rabietas, peleas, violencia, la avaricia,...

Y por último a todo tipo de supersticiones e idolatrías y a todo lo que me da una respuesta inmediata a lo que quiero egoístamente. Horóscopo, tarot, quiromancia, todo tipo de cosas "que dan suerte", atrapasueños, tatuajes, piercings, magia, velas, pulseras, hierbas, brebajes, nueva era,..., y otras que ya directamente son sectas y satanismo. pero también están sutilmente implementadas todas las doctrinas que desvirtúan el mensaje original del Evangelio, y las que van quitando pedacitos de cruz al Cristianismo, hasta llegar a la nueva era.


La carne como decía Ortega se resume en la frase "Yo soy Yo y mis circunstancias". Esta realidad sin tener ningún tipo de vida en el Espíritu lleva a la infelicidad y el vacío totales. Sólo hay que ver a las personas que tienen de todo que siempre están preocupadas por algo, por los negocios, angustiadas por que les roben, les secuestren, no les dejen en paz, viendo cómo se divorcian del enésimo marido o de qué se van a operar. En definitiva, como decía San Agustín, con el corazón inquieto, porque no lo descansan en Dios.

Pero los que escuchan la voz del Espíritu y van muriendo poco a poco a las cosas de la carne, van resucitando a la vida en el Espíritu y con ella a una felicidad profunda y serena, a una sabiduría tan grande que no la compra ni el oro ni las piedras preciosas a la que nada se puede comparar.

Para lo último dejamos al demonio que no quiere la felicidad humana y tienta con distintos grados de intensidad para que veamos la vida en el Espíritu como aburrida y difícil y nos incita a las cosas del mundo y de la carne, para que nos envilezcamos y seamos profundamente infelices y siempre insatisfechos, como él.





18 comentarios:

Mayte dijo...

Fames.
Ahora estoy escuchando unas charlas buenísimas que hablan de lo que comentas. A traves de ellas se explica cómo estamos muy engañados con eso de soy yo y mis circunstancias.
Yo creo que se lo que soy: Mayte y la imagen que desde que era bebé todo lo que me rodea ha ido forjando en mí. A la vez creo que soy todo lo que deseo yo, siento yo. Además busco constantemente la aprovación y eso de que "me ajunten". Sin embargo eso no soy yo. Yo soy esa chispa divina, ese participar en Dios, el yo más profundo que es semejante a Dios mi creador donde se encierra todo el bien y el Amor. Si la gente descubriera ese yo profudamente amado y creado por Dios en sí mismo no necesitaría ya todas esas máscaras, sus heridas más profundas quedarían sanadas, se amaría y aceptaría y aprendaría a respetar , amar y aceptar la imagen de Dios que también está en los otros.
Se dieron este año en Mejugorge un grupo de manos alzadas en oración. Te dejo el enlace. Si puedes descárgatelas porque son "la caña". Ya me contarás.
También para todos los que lean este blog os invito a descargarlas y escucharlas tranquiolamente.
http://www.manosalzadas.com/portal/

Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camino García dijo...

Sí, personalmente, el repasito diario pasaría por todo lo que pones ahí, a lo que yo añadiría la pereza, esa inercia que puede destruir tanto... Sí, "la carne" nos afecta a todos; tiene su "gracia" que antes (por lo que dice la gente de más edad) siempre se estaba hablando y acusando de los pecados de la carne pensando en lo sexual, como dices, y ahora resulta que sigue siendo importantísimo el pecado de la carne porque su amplitud y profundidad es grandísima ¡así que sigue siendo el pecado casi omnipresente!

A mí me ayudó mucho un dire espiritual que me dijo que me centrara en vivir en/desde/para la libertad de los hijos de Dios, con todo lo que la Palabra nos dice acerca de ella. Rápidamente, faltas como las que indicas se "retrataban" y siguen retratando ellas solitas, y qué paz da confesarse de ellas.

Hablando de éxito e imagen, este curso en mi trabajo me han hecho una pirula y le han dado a otra persona un cargo que, en condiciones normales, debía tener yo, así que, tras tanto destacar los directivos la "súper-competencia" de esa persona, la consecuencia es pensar que, oficialmente, yo soy la incompetente de mi centro de trabajo. Le pedí al Señor que me protegiera de lo que, hablando humanamente, podía ser reacción normal, "legítima" en mí, o sea: rabia, enfado, amargura, tristeza, hundimiento... Y Dios ha sido grande porque nada de esto ha salido. Y la profunda libertad que he experimentado a partir de esto ha sido otro testimonio para mí de cómo se mueve Dios en nuestro interior: cuando para los hombres no eres nada, no tienes que demostrar nada, así de claro, así que se está en otra esfera, otro mundo diferente al común, un mundo de profunda paz en medio de tantos intereses muchos de ellos turbios.

Aunque tengo que añadir algo: un día en oración, sorprendida y contenta, agradecidísima por ir pudiendo vivir todo esto día a día del modo que os digo,en mi corazón brotó una frase:
"Para ellos no eres nada, pero para Mí lo eres TODO."

Gloria a Dios.

Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camino García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Flamesword dijo...

Recuerda que el Señor nos dijo:" No sois del mundo, pero estáis en el mundo" Jn 17

merche dijo...

No proveáis para los deseos de la carne". no alimentarlas, no animarlas
Si quiere que una planta crezca: la provee agua, abono, buena tierra
No debemos alimentar así la carne: materialismo, pornografía, programas no sanos.
2ª de Timoteo 2:7, "No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio."
Satanás quiere ganarle. Sus deseos le manden, le dominen, el orgullo el egoísmo
Sin Cristo, no hay esperanza
Con Cristo, sí
Según Romanos 8:1-11 Clave para esto: "Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu" 8: "Y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios" Entonces uno tiene que vivir en el Espíritu para vencer la carne.
El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y concupiscencias.
Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu.

Juanjo dijo...

Nos has descubierto lo mala que es la carne, lo adictiva y la infelicidad que causa (en un segundo tiempo). Pues sí.

Flamesword dijo...

Una cosa es la carne y otra el cuerpo.

El cuerpo es tan importante para Dios, que nos ha prometido resucitarlo, por eso que nadie se de disciplinas,..., pero sí controlarlo como Jesús: con ayuno, oración y limosna, para no apergarnos a todas esas cosas.

Bruce dijo...

Pues a mi me encanta la carne, sobre todo a la plancha, con un chorrito de limón y poca sal. No la veo tan mala como la pintais.

Bruce dijo...

Ahora en serio. Todo se puede deducir a lo que ya nos enseñaron en el catecismo cuando pequeños, a los 7 pecados capitales.

El término "capital" no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados.

Lo que se desea o se rechaza en los pecados capitales puede ser material o espiritual, real o imaginario.

Pecados Capitales
Y las Virtudes para vencerles.

1-Soberbia:
Ante el deseo de alto honor y gloria

Responder con:
Humildad Reconocer que de nosotros mismos solo tenemos la nada y el pecado.

2-Avaricia:
Ante el deseo de acaparar riquezas.

Responder con:
Generosidad y dar con gusto de lo propio a los pobres y los que necesiten.

3- Lujuria:
Ante el apetito sexual desmedido.

Responder con:
Castidad:
Lograr el dominio de los apetitos sensuales.

4- Ira:
Ante un daño o dificultad.

Responder con:
Paciencia: Sufrir con paz y serenidad todas las adversidades.

5- Gula:
Excesos ante la comida y bebida.

Responder con:
Templanza:
Moderación en el comer y en el beber

6- Envidia:
Resiente las cualidades, bienes o logros de otro porque reducen nuestra auto-estima.

Responder con:
Caridad: Desear y hacer siempre el bien al prójimo.

7- Pereza:
Del desgano por obrar en el trabajo o por responder a los bienes espirituales.

Responder con:
Diligencia: Prontitud de ánimo para obrar el bien.

Bruce dijo...

Todos los males que acechan al hombre le vienen por el alejamiento de Dios.
Al alejarse de Dios pecan y pecan.
Primero vienen los capitales, que desembocan en todos los demás,con en el quebrantamiento sistemático de los 10 mandamientosde de la ley de Dios, y en los 2 que fueron resumidos por Jesús, Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a uno mismo.

Ni se está amando a Dios, ni se está amando al prójimo, y paradójicamente sumidos en el egoismos,es cuando se deja uno de amar a sí mismo, para caer en la desespereación.

El egoista no se ama asi mismo, acapara para sí todo lo que puede, trata de llenar vacios interiores, y cuanto más acapara más vacio siente.

La respuesta está en:

1º-Volver a Dios: Oración, sacramentos...

2º-Amar al prójimo: caridad y respeto, ayudarlo, comprenderlo y respetarlo.

3º-Amarse así mismo en una sana auto-estima, que nos hace sentir bien, y da comienzo a un circulo no-vicioso donde al sentirnos bien queremos hacer sentir bien a nuestros semejantes, mientras somos felices sintiéndonos amados por nuestro Creador.

Flamesword dijo...

Me quito el cráneo, Mr. Bruce

Como decía el Padre Chus, más que pereza hay que decir, acedia, que es el disgusto de las cosas de Dios y su contrario es la piedad.

Bruce dijo...

PERO AFORTUNADAMENTE TODO PUDE CAMBIAR:
AMADA ROSA PÉREZ llegó a ser una de las modelos de pasarela más cotizadas del país pero hace cinco años desapareció de la escena pública sin dejar rastro. Hace unas semanas volvió a ser noticia al compartir su testimonio de conversión en una entrevista concedida al diario El Tiempo, según cuenta Aci.

Amada confesó que padeció una enfermedad que le quitó el 40 por ciento de la audición en el oído izquierdo y empezó a cuestionar toda su vida. "Me sentía inconforme, insatisfecha, sin rumbo, sumergida en satisfacciones pasajeras, pero siempre buscaba respuestas y el mundo jamás me las dio", indicó.

"Antes era una persona afanada, estresada, me alteraba fácilmente. Ahora vivo en paz, no me afana el mundo, disfruto cada momento que me ofrece el Señor. Voy a Misa y rezo el Santo Rosario diariamente, al igual que la coronilla de la Divina Misericordia a las 3:00 p.m. Me confieso con frecuencia ante un sacerdote", agregó.

Ahora se llama Amada Rosa de Jesús y María, es devota de la Virgen y una activista incansable de la comunidad religiosa Lazos de Amor Mariano.

Amada afirma que "ser modelo significa ser un punto de referencia, alguien cuyas actitudes son dignas de reproducir y yo me cansé de ser una modelo de superficialidad. Me cansé de un mundo de mentiras, apariencias, falsedad, hipocresía y engaños, una sociedad llena de antivalores, en la que se resalta la violencia, el adulterio, la droga, el alcohol, las peleas, un mundo que exalta las riquezas, los placeres, la inmoralidad sexual y el fraude".

"Quiero ser modelo de promoción de la verdadera dignidad de la mujer y no de su utilización comercial", concluyó.

Aunque Amada Rosa Pérez sigue siendo la misma mujer bella, que proyecta una sensual dulzura, la artista reveló que su vida llegó al tal punto de soledad que creía que estaba en un infierno del cual no podía salir.

La ex modelo y actriz que se hizo reconocida a nivel mundial con su participación en pasarelas de Europa y en telenovelas como 'La costeña y el cachaco' estuvo en el programa 'Día a día' contando su testimonio de superación, el cual logró, según ella, gracias a su encuentro con la Iglesia Católica y un grupo Mariano al que ahora pertenece.

Bruce dijo...

...continúa...

Amada, quien no tuvo pelos en la lengua para contar por qué tuvo un drástico cambio confesó que antes se sentía vacía y estaba sumergida en un mundo en donde tenía fama, contratos, dinero y éxito, pero aún así sentía que no tenía nada. "Empecé a dejarme envolver mucho por la soberbia y la vanidad, como si fuera una estrella pero bien estrellada. Mi corazón empezó a llenarse de odios y venganza", manifestó.

La joven de 33 años dijo que tuvo que tocar fondo para re encontrarse con ella misma. Un aborto y un intento de suicidio, fueron dos de las razones por las que decidió buscar el cambio. "Yo aborté y eso marcó mucho mi vida por eso estoy acá compartiendo mi testimonio".

Sobre los motivos que tuvo para tomar esas decisiones, Pérez dijo, "uno siente que la vida se le viene encima, que no va a poder con esto, no sentía apoyo y se siente uno solo. Me hacía falta amor, comprensión y apoyo.".

También pasó por graves enfermedades del oído, el colón y la columna que asegura ni siquiera entendía por qué las sufría. Según ella, sus malos actos empezaron a pasarle cuenta de cobro.

La sucreña manifestó que después de probar con soluciones que en el momento fueron mundanas, como el manejo de energías, los rituales, chacras y otras practicas empezó a rezar el rosario con su familia que es muy católica y a cercarse a Dios y a la Virgen María.
Amada ahora se declara templo de Dios, practicante de todos los mandamientos y una mujer que se alejó de las banalidades pero que ahora está feliz con su nuevo renacer.

ALABADO SEA EL SEÑOR!!!